Los beneficios de las sales del Himalaya son muchos. Misteriosas y rosadas tienen la pureza del mar elevado por la montaña.

Se la llama “el oro blanco” y se la considera la sal más pura y libre de contaminantes que podamos encontrar en el mercado.
Es originaria de Pakistán y se suele comercializar en forma de “cristal rosado” para que la podamos moler antes de consumirla.
La sal del Himalaya, la auténtica, proviene de una mina del distrito de Jherum, en Pakistán, y es apreciada desde la antigüedad por su pureza y por su composición a base de minerales como  calcio, potasio. magnesio, óxido de sulfuro, hierro, manganeso, flúor,  yodo, cinc y cromo. Llega hasta 84 componentes naturales.

Esta camilla permite acostarse sobre un colchón de sal del Himalaya, capaz de reequilibrar el organismo, siempre sometido al efecto de aparatos electrónicos y dispositivos celulares. El ambiente reproduce la situación del aerosol marino, contiene 150 kilos de sal pueden ser calentados a una temperatura desde 32° hasta 40 °, de acuerdo con el programa y método utilizado, lo que favorece la interacción de la sal nuestro cuerpo. El sistema de calefacción crea un ambiente seco que impide la formación de moho y bacterias, y mantiene el espacio higienizado.

La tina está rodeada de azulejos de sal que se apoyan sobre un sistema de Led. La sal neutraliza las frecuencias electromagnéticas ambientales, el aire adquiere una carga positiva con efectos favorables contra el nerviosismo, insomnio y los radicales libres, causantes del envejecimiento. El sistema de Led produce una agradable iluminación tanto del contorno superior como de la parte inferior de la cama que da luz a los lados de la base, y la lleva hasta el piso. El sistema permite el empleo por ciclos de cromoterapia.

Beneficios

  • Los pequeños granos de sal ejercen un micromasaje constante sobre el cuerpo
  • La sal también toma la forma del usuario, y proporciona de esta forma una superficie de apoyo perfecta, con la mejor distribución del peso del cuerpo
  • La temperatura de la sal libera los iónes y crea un efecto aerosol que relaja las tensiones musculares y nerviosas de quien está acomodado, también tiene efectos de drenaje y descongestionante, contribuye a reforzar el sistema inmunológico.
  • Además la sal calentada aumenta su efecto osmótico sobre quien está distendido, lleva los líquidos desde las células y aumenta su eficiencia en contrastar la retención de los líquidos y muchos problemas dermatológicos.